Ya existen implantes de chip que permiten pagar con la mano


La primera vez que se implantó un microchip en un ser humano fue en 1998 y su uso comercial tiene una década.


Cada vez que Patrick Paumen paga algo en una tienda o en un restaurante causa un revuelo.

Este hombre de 37 años no usa una tarjeta bancaria o su teléfono celular para pagar. En su lugar,  pone su mano izquierda cerca del lector de tarjetas sin contacto y se realiza el pago.

Puede pagar con la mano porque en 2019 le implantaron un microchip de pago sin contacto debajo de la piel.

«El procedimiento duele tanto como cuando alguien te pellizca la piel», dice Paumen.

Patrick Paumen tiene un microchip bajo la piel de su mano izquierda y se enciende cuando entra en contacto con un punto de pago electrónico.

La primera vez que se implantó un microchip en un ser humano fue en 1998, pero para su uso comercial solo ha estado disponible durante la última década.

Cuando se trata de chips de pago implantables, la firma británico-polaca Walletmor dice que el año pasado se convirtió en la primera compañía en ponerlos a la venta.

«El implante se puede usar para pagar una bebida en la playa de Río, un café en Nueva York, un corte de cabello en París, o en su supermercado local», dice el fundador y director ejecutivo Wojtek Paprota. «Se puede usar en cualquier lugar donde se acepten pagos sin contacto».

El chip de Walletmor, que pesa menos de un gramo y es un poco más grande que un grano de arroz, está compuesto de un pequeño microchip y una antena recubierta de un biopolímero, un material de origen natural, similar al plástico.

El chip de Walletmor se pone en la mano de la personas tras una anestesia local.

«Los implantes de chips contienen el mismo tipo de tecnología que la gente usa a diario», dice, «desde llaveros para desbloquear puertas, tarjetas de transporte público como la Oyster (usada en el metro de Londres) o tarjetas bancarias con función de pago sin contacto».

«La distancia de lectura está limitada por la pequeña antena que hay dentro del implante. El implante debe estar dentro del campo electromagnético de un lector RFID [o NFC] compatible. Solo cuando hay un acoplamiento magnético entre el lector y el transpondedor el implante puede ser leído.»

Agrega que no le preocupa que se pueda rastrear su paradero.

«Los chips RFID se utilizan en las mascotas para identificarlas cuando se pierden«, dice. «Pero no es posible localizarlos usando un implante de chip RFID: la mascota desaparecida debe encontrarse físicamente. Luego se escanea todo el cuerpo hasta que se encuentra y lee el chip».

Patrick Paumen se considera un «biohacker» y tiene implantados imanes en su cuerpo.

Sus implantes están dirigidos a personas con discapacidad que pueden utilizarlos para abrir puertas automáticamente.

De vuelta en los Países Bajos, Paumen se describe a sí mismo como un «biohacker», alguien que pone piezas de tecnología en su cuerpo para tratar de mejorar su rendimiento. Tiene 32 implantes en total, incluidos chips para abrir puertas e imanes incrustados.

Fuente: BBC MUNDO