Incidentes, represión policial y una multitud que ingresó a la fuerza al velatorio de Maradona


 El verdadero caos comenzó pasadas las 14 cuando cerraron el acceso a la Casa de Gobierno para despedir al ídolo. 


Una tarde de extrema tensión se vivió hoy en las inmediaciones de la Casa Rosada, con serios incidentes entre fanáticos y la Policía de la Ciudad, que incluyeron la irrupción por la fuerza de centenares de personas a la sede gubernamental.

Las escenas que preocuparon profundamente al Gobierno, se desataron tras el cierre de la fila -de casi treinta cuadras- para ingresar al velatorio, pasadas las 14:00, dos horas antes del horario que había sido informado como límite para poder ingresar a la capilla ardiente, dentro de la Casa Rosada.

La imposibilidad de acceder a despedir al ídolo desató el enojo de los asistentes, que comenzó los enfrentamientos con la Policía en la intersección de Avenida de Mayo y 9 de Julio, donde hubo un intercambio de piedras con gases lacrimógenos y balas de goma.

En ese punto se montó un vallado con cordón policial para separar la fila, ya que quienes habían quedado entre esa esquina y la Rosada, podrían ingresar a la sede gubernamental en las dos horas que quedaban hasta la finalización de la ceremonia, prevista para las 16:00 según el pedido de la familia.

Sin embargo, con el pasar de los minutos ganó la impaciencia y en las inmediaciones de Plaza de Mayo comenzaron las corridas y los empujones.

La presión de la multitud venció una de las rejas de la entrada de Balcarce 50, lo que produjo un desborde y el avance sin control hacia el salón donde se realizaba el velatorio.

En ese momento, cerca de las 15:45, se encontraban en la Casa de Gobierno el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner, y para dispersar la Policía lanzó gases dentro del edificio.

Con intrusos en los salones y el Patio de las Palmeras, se decidió retirar el féretro y resguardarlo en el Salón de los Pueblos Originarios, donde se recluyó la familia del «Diez» y continuó una despedida de manera íntima.

Para esa hora, se había decidido extender el horario del velatorio hasta las 19:00 y que el cortejo fúnebre pasara por Avenida de Mayo hasta 9 de Julio y luego siguiera hasta la subida a la autopista 25 de Mayo, para que quienes no hubieran podido ingresar lograran despedir al astro.

El velatorio, que tuvo encima la mirada de todo el mundo, había comenzado a las 6:00, cuando también se produjeron algunos forcejeos, aunque rápidamente se habían calmado los ánimos.

Hasta los incidentes, todas las imágenes que recorrieron el mundo a través de las redes sociales habían sido de profunda admiración e inimaginables en otro contexto: hinchas con camisetas de River y Boca llorando consolándose unos a otros, por ejemplo.