¿Será el Metaverso una vida paralela en la realidad virtual?


La tecnología ha avanzado hasta el punto de que en el futuro tendremos la posibilidad de trabajar, jugar, relacionarnos con amigos e invertir en un mundo 3D y virtual.


La tecnología avanza día a día y también lo hace la forma en la que nos relacionamos con ella, tanto en la manera de trabajar, relacionarnos, o descansar. Además muchas ideas “fantasiosas” del pasado se convierten en realidad en una época en donde la innovación está al alcance de nuestras manos.

Este es el caso del Metaverso, que se ha oído muchas veces por el trabajo de Mark Zuckerberg, este apareció por primera vez en el libro de 1992 “Snow Crash” de Neal Stephenson. Este describe un espacio virtual colectivo compatible  y convergente con la “realidad real”, allí los usuarios recorren caminando o en vehículo una carretera que abarca la circunferencia del planeta con gafas en terminales personales o públicas.

Hoy en día hay muchas compañías que tienen su metaverso y sus gafas de realidad virtual: 

-Facebook: en el 2014 la compañía adquirió la empresa de gafas de realidad virtual Oculus. Desde ese momento han comenzado a crear su mundo virtual siendo uno de los proyectos más avanzados “Facebook Horizon” un videojuego online que permite a los usuarios crear avatares e interactuar con el entorno a través de los lentes.

-Microsoft: a través de los lentes HoloLens 2 en 2021 la empresa estrenó “Microsoft Mesh” una app que, según la compañía, facilita la presencia y experiencias compartidas desde cualquier lugar y dispositivo. 

-Videojuegos: Fortnite, Roblox o Minecraft son algunos de los juegos más populares, en especial entre los jóvenes, que permiten construir mundos virtuales. A través de sus plataformas millones de usuarios se relacionan y crean realidades que comparten con amigos. Por ejemplo, en la temporada 5 de Fortnite la empresa creó un modo llamado “Punto Cero” que permitió reunir personajes de famosas películas en el videojuego.

Pero ¿Qué se puede hacer en un metaverso? Además de jugar y relacionarse, se cree que en el futuro y con una buena red de internet se podrá asistir a conciertos en 3D, trabajar en espacios ideales creados por los trabajadores, exhibir las recompensas de los videojuegos fuera de estos, combinar economías, crear identidades digitales, administrar criptomonedas, ganar dinero jugando, entre otras.

Hoy en día ya existen plataformas y juegos para ganar dinero como el Axie Infinity, además de juegos en los que se permiten transacciones con monedas virtuales y block chains. Estas serán importantes en el futuro del metaverso para demostrar la propiedad y administrar los bienes que se consigan, aunque se cree que también en ese tiempo se creará una mejor opción para hacerlo.

De igual manera, algunos aspectos de la blockchain son clave para el metaverso: prueba digital de propiedad, coleccionabilidad digital, transferencia de valor, gobernanza, accesibilidad e interoperabilidad. 

Axie Infinity (juego con transacciones virtuales)

Sin embargo, la creación de estas nuevas tecnologías podría cambiar la cultura y la forma de pensar que tiene nuestro cerebro. Según especialistas, las grandes innovaciones de la humanidad fueron alcanzadas mediante la evolución en donde la cultura y los productos culturales fueron impulsores. 

El uso de nuevas tecnologías produce un “efecto de incremento”, el cual sugiere que una vez adquirida la destreza el cerebro cambia la forma de adquirir información más compleja. Esto podría deberse a que el sistema nervioso ve como extensiones del cuerpo a las herramientas tecnológicas. Hay dos teorías que explican cómo: 

-La teoría sociocultural de Vygotsky: sostiene que cada cultura y generación provee las herramientas que les permitan adaptarse al contexto, y a su vez modifican la propia naturaleza del cerebro y, por tanto, de sus representaciones neuronales y las estrategias de resolución de problemas.

-La hipótesis del reciclaje neuronal de Dehaene: Se refiere a la capacidad de transformación estructural y conectiva de ciertas regiones cerebrales especializadas en procesar un tipo modal de información, a regiones con capacidad de operar y procesar información de una modalidad similar, pero de mayor complejidad.

La tecnología en la evolución de la conducta humana será determinante para la organización social y para el desarrollo evolutivo del cerebro en 5 a 10 años. Además con el tiempo la salud digital pasará a formar parte de la salud pública, ya que los dispositivos y realidad virtual afectan el físico y la psiquis de los usuarios.

Es una preocupación que por estos avances se pierdan los valores y principios del mundo real. Por ello es necesario que la tecnología tenga ética y humanidad para no perderse en lo digital. 

En conclusión, si bien estos avances en el metaverso son importantes para el desarrollo de conductas sociales, de trabajo y económicas no debe conllevar a la desconexión emocional ni personal con uno mismo y el entorno. El uso global de estas tecnologías introduciría cambios a las nuevas generaciones de cómo relacionarse e interpretar el mundo y el sistema cultural evolucionará con ello.

Fuente: Binance Academy, digitaltrends ES, E learning Actual.