Por error de un empleado hubo pérdidas por 300.000 millones de euros en las bolsas europeas


El responsable fue un agente financiero del banco estadounidense Citi producto de un error al introducir una transacción, el cual logró subsanarse minutos después.


Es sabido que los mercados bursátiles son sensibles a los acontecimientos políticos, económicos y sociales que ocurren cada día en todas partes del mundo. Muchas veces, las cotizaciones de bonos, acciones u obligaciones negociables están estrictamente asociadas a las noticias publicadas por la prensa que involucran a Estados o empresas.

Sin embargo, el lunes 2 de mayo se produjo un hecho curioso que terminó ocasionando pérdidas por alrededor de 300.000 millones de euros en las principales bolsas europeas.

Todo producto de un error cometido por un empleado del banco estadounidense Citi, que derivó en una catastrófica caída de los índices bursátiles europeos, con especial transmisión entre las naciones nórdicas.

«Esta mañana, uno de nuestros operadores cometió un error al introducir una transacción. En cuestión de minutos, identificamos el error y lo corregimos», admitieron desde la entidad bancaria.

Lo cierto es que el yerro del agente financiero hizo que hacia las 8:00hs (hora londinense), la bolsa sueca cayera 8% en cuestión de minutos. Las acciones de algunas empresas como H&M y Telia se desplomaron más del 10%.

En una suerte de efecto dominó, el abrupto descenso de los índices saltó de mercado en mercado europeo en lo que se denomina como “flash crash”, que podría traducirse al español como accidente repentino.

Luego de minutos tormentosos para los operadores bursátiles, las autoridades de las bolsas comunicaron que las bajas no se debían a una falla técnica sino a un error humano.

Una vez determinada la equivocación del empleado del Citibank, retornó la paz y los precios de las acciones y los bonos recuperaron todo el terreno perdido casi de forma inmediata.

Cabe destacar que a este tipo de eventos, que son poco frecuentes en los mercados financieros, se los llama “fat finger error” (error del dedo grueso). Esto implica que el trader se equivocó a la hora de presionar un botón o una tecla en particular.