Quienes se recuperaron del Covid-19, ¿tienen riesgo si no utilizan el barbijo?


Más de 46 mil cordobeses recibieron el alta médica luego de atravesar el Covid-19. Qué sugieren los infectólogos para los recuperados.


La situación sanitaria en la provincia de Córdoba es crítica por estos días como consecuencia del Covid-19. Mientras 20 mil cordobeses atraviesan la enfermedad, algunos con mejor estado de salud que otros, más de 46 mil personas ya recibieron el alta médica. ¿Están en condiciones de hacer una vida más normal sin tantos cuidados?

Las muertes, la alta demanda de camas para internación y el elevado nivel de contagiosidad de la enfermedad generan incertidumbre en la sociedad y también en la comunidad médica y científica de todo el mundo.

En medio de esta preocupante realidad hay más de 46 mil personas en Córdoba (NdeR: sobre un total de 66.268 casos positivos de Covid-19 reportados por la Provincia el martes 20 de octubre) que ya se recuperaron o transitan la recuperación luego de atravesar la enfermedad tras recibir el alta médica. 

Entre este grupo de personas recuperadas también hay incertidumbre porque no saben si siguen siendo un riesgo sanitario para sus contactos o si pueden volver a contagiarse.

El coronavirus obliga a la comunidad médica y científica a una actualización permanente debido a los cambios que se fueron produciendo en estos meses.

Graciela Sadino, presidenta de la Sociedad de Infectología de Córdoba y profesora de la Universidad Católica de Córdoba (UCC), apuntó que algunos estudios científicos “aseguran que los anticuerpos estarían cubriendo unos tres o cuatro meses de inmunidad” en aquellas personas recuperadas de coronavirus y que “no parece haber en el mundo reinfecciones antes de los tres meses”.

Sin embargo, aclara: “Como esta enfermedad es nueva, a mis pacientes que recibieron el alta les recomiendo que sigan usando barbijo y respeten el distanciamiento con otras personas. La inmunidad de cada uno es imprevisible, de acuerdo con la experiencia reciente que tenemos de esta patología”.

Por su parte, Miguel Díaz, director del Hospital Rawson, manifestó: “No indicaría que una persona recuperada deje de usar barbijo, por el contrario, debe continuar con todas las medidas de bioseguridad”. Y agregó un dato: “De todos los casos que atendí, el 30% no formaron anticuerpos. Y no se sabe hasta qué nivel los anticuerpos son protectores en aquellas personas en convalecencia o recuperados”.

El infectólogo Hugo Pizzi, asesor médico del Gobierno provincial, remarcó que “es una patología que recién estamos conociendo y nos ha dado muchas sorpresas”. Por lo tanto recomendó a los recuperados “ser muy cuidadosos y no volver a una vida sin tomar las precauciones sanitarias”.

Los tres médicos entrevistados también coincidieron en que, si bien hay bajas probabilidades de una reinfección de Covid-19, muchos de los recuperados -incluso los asintomáticos y jóvenes- manifiestan secuelas tras haber superado la enfermedad y son propensos a contagiarse de otras patologías que podrían poner en riesgo otra vez su salud.

“El que sale de un cuadro de coronavirus no está entero, hay algo que no le quedó bien, por más asintomático que haya sido. Hay un alto porcentaje de pacientes recuperados a los que se les ha detectado pequeñas zonas de fibrosis pulmonar. Muchos de los que estuvieron internados quedaron con problemas de electricidad en el corazón y falta de inyección en la sístole”, ejemplificó Pizzi.

Díaz, en tanto, apuntó: “Muchos recuperados que tuvieron distrés respiratorio agudo, la forma más grave pulmonar de la afección, o una situación pulmonar grave aunque no hayan necesitado respirador, tienen una secuela importante y hay que seguir su evolución a largo plazo”.

El director del Rawson agregó que algunas personas que pasaron muchos días internados por Covid-19 ahora padecen polineuropatía del paciente crítico, que es una afección neuromuscular que puede debilitar a la persona y requerir mucho tiempo de recuperación, incluso en centros de rehabilitación.

“Tenemos muchos pacientes recuperados impactados en la memoria y con alteración y desarmonización en la ubicuidad temporo-espacial”, manifestó Pizzi. Y su colega Sadino añadió que el síndrome de fatiga crónica también es bastante común entre los pacientes recuperados.

Fuente: El DoceTV