«Puedo asegurar que puse y pongo constantemente todo de mí»

Cristina Cravero, a un año de su triunfo electoral, repasó la campaña y su corto tiempo de gestión. Muy creyente, asegura que Dios «la ayudó en todo».


A estas horas hace un año atrás la mandataria Cristina Cravero festejaba su victoria electoral como intendente en Río Primero junto a su equipo de trabajo.

En dialogo con ella manifestó que al momento de saberse ganadora sintió una «linda sensación» ya que durante la campaña se había apostado a un cambio para la localidad.

Al comenzar la campaña no sabía cómo ni donde terminaría y ver que con diferentes personas se logró llegar a la meta, le produjo «una gran satisfacción y un premio al esfuerzo».

“Yo cero política en toda mi vida. Pero le puse y le pusimos todo de nosotros”, se sincera Cristina.

Aquella alegría le llegó en aquel entonces, acompañada de muchos miedos a lo nuevo y desconocido, sabiendo que arrancaba el desafío de poner en hechos cada una de las palabras expresadas en campaña.

En lo físico, fue muy agotador, ya que fueron muchas horas fuera de la casa, por lo cual durante los festejos se quedó un corto tiempo y luego se fue a descansar.

«Transitar el periodo de abril hasta la asunción de diciembre fue complejo, ya que había que atender asuntos laborales privados de su profesión y a la vez ir interiorizandose de a poco en cada área del espacio público«, recuerda Cravero. «Incluso comenzar a hacer viajes a Córdoba, ir de reunión en reunión estando fuera de la casa y muchas veces sin saber cómo solventar económicamente cada uno de esos movimientos», agregó.

Algo que supo destacar la arquitecta devenida en jefe municipal, a lo largo de toda la entrevista -telefónica- es que Dios siempre estuvo «presente y ayudándola en todo».

Cristina expresó que el periodo de transición no fue nada fácil. Fue el momento de armar el grupo de trabajo que la iba a acompañar y tenía que analizar y pensar bien cada caso. Sobre todo, había mucho agotamiento de trabajar paralelamente en su ámbito privado.

La mandataria rememora que vivió cosas lindas y feas. Pero que rescata lo bueno que le pasó, y una vez más manifestó que “Dios es grande”.

Que líderes religiosos de diferentes credos, a los cuales no conocía (el cura de la localidad y diferentes pastores), se le acercaran a dar palabras, le hizo sentir en su corazón, de parte de Dios, el aliento que en más de una ocasión necesitó.

Cravero junto a Peñaloza, el día que asumió la intendencia de Río Primero.

La intendente, debió a poco de asumir, enfrentar una problemática desconocida para otros jefes municipales: la pandemia de Coronavirus.

Al respecto de esa situación, Cravero comentó: «Antes del coronavirus, tuvimos al Dengue, con la cual hubo que lidiar y fue como una prueba para lo que llegó después».

La mandataria manifestó estar en contacto con diferentes referentes, instituciones y todo espacio en el cual le puedan brindar ayuda: «Le pregunto a todo especialista, como debo manejarme, para que todo salga lo mejor posible».

La funcionaria reconoce que en muchas ocasiones le sucede que no hay «comprensión o entendimiento de algunas decisiones que tomó», pero dijo «tener total tranquilidad» y expresó que cada paso que ella da es para «cuidar a toda la comunidad».

“Me preocupo y ocupo” ,dice firmemente la primera mujer en ocupar el ejecutivo municipal en Río Primero. «Una madre se preocupa de cuidar a sus hijos y protegerlos para que no les pase nada. Muchas veces los hijos no entienden la manera de proceder. Pero una madre siempre busca lo mejor para ellos», enunció reflexiva.

Sobre las perspectivas a futuro, Cravero comentó que está elaborando un plan de acción para insertar dinero en la localidad cuando finalice toda esta situación de la pandemia. Declaró que esa ayuda va a venir de parte de la Nación. Y una vez más se encomendó a Dios.

-¿Cristina, como cree que va llevando esta primera etapa de su gestión?

No es algo que yo deba contestar. Esa opinión la tiene que dar el resto de la comunidad.

-Insisto…

No puedo decir si lo estoy haciendo bien o mal. Pero sí puedo asegurar que puse y pongo constantemente todo de mí. No me guardo nada. Incluso sé que mis ausencias en el hogar también son un bien para la familia, porque yo trabajo para Río Primero y mi familia es parte de la localidad.

La intendente fue generosa en otorgarle varios minutos a este medio y dejó como reflexión final: «Hay que jugarse en cada paso que se da, para que los beneficios lleguen a Río Primero. Trabajo para que venga todo lo mejor, a todas las áreas del municipio».

A un año de hacer historia en la localidad, Cristina no puede celebrarlo, porque: «hay mucho por hacer todos los días«.

Mirá el video recordando el triunfo electoral de Cravero.